Por la investigación del síndrome de RETT.

"Porque todas las princesas merecen un final feliz".


jueves, 10 de julio de 2014

Bonitos los dias que me das cariño

Me encanta mirarte y escucharte reír, ese sonido me hace tocar el cielo con las puntas de los dedos, estamos ahora en nuestro ratito oscuro cuando me avisas y nos vamos juntos, sabes, creo que a mi también me viene bien, un ratito de miradas y de risas escuchando la bonita voz de Pablo Alboran, que gran descubrimiento si el supiera de lo que es capaz de hacer con su música, como te corta las crisis y como te saca la primera sonrisa que despeja toda tormenta y deja ver el sol otra vez.
Ahora cariño estoy compartiendo nuestro ratito pero creo que es justo, ellos me dejan compartir también el dolor que llevo en mi alma y hoy puedo decirles que estamos bien, que estamos de pie, afrontando junto a mama y la hermana una vida feliz, que día a día nos levantamos con la palabra Esperanza por Bandera y que aunque la crueldad de esta enfermedad nos tumbe muchas veces, tenemos cada día mas claro que siempre nos levantaremos.
Martina estoy escribiendo apretando fuerte las teclas porque por fin compartimos alegría nenita, no se lo que nos durará pero este momento, estos largos minutos son nuestros y solo con este poquito me conformo, se que eres feliz, tu mirada brilla, esa expresión de tu cara me llena de fuerzas, ver tus progresos, anoche recuerdas, como elegiste primero con la mirada y luego por fin con la mano, la tortilla, eso si que fue grande, lo se cariño, he aprendido a conformarme con muy poco pero nadie mejor que nosotros sabemos que cuando no tienes nada un poco es mucho.
ay mi vida te quiero mucho, gracias por darme tantas alegrías, ya se nos acaban los minutos, duerme cariño duerme.