Por la investigación del síndrome de RETT.

"Porque todas las princesas merecen un final feliz".


domingo, 19 de enero de 2014

GINA


Aquel día que nos dijeron que Martina padecía Síndrome de Rett fue y será el golpe más duro que la vida nos puede dar, yo maldije al mismo cielo y todavía hoy me pregunto porque a ella, porque a nosotros.

Cuando pasaron unos días y nos íbamos dando cuenta de lo que nos había pasado, empezamos ha a querer saberlo todo, a ver que se podía hacer, cuales era los mejores médicos, donde había que ir para curar a mi hija, no era posible que no hubiese cura, eso no podía ser.

Puse en el buscador de internet la palabra maldita: SÍNDROME RETT.

Allí estaba ella, una niña con unos ojos que paraban el tiempo y una mirada que me dijo:
- No te preocupes no pasa nada todo se va a arreglar, tenia una sonrisa que la primera vez que ví su foto supe que todas las princesas Rett son niñas felices que a pesar de su enfermedad ella luchan desde que se levantan y su arma es una sonrisa.
Ella se llama Gina es una Princesa Rett, su mamá fue la primera en levantarse en armas contra el Rett, una periodista que escribió un libro para poder recaudar dinero y compartir su día a día contra esta maldita enfermedad. "Criaturas de otro Planeta". Que titulo más duro, empecé a leerlo pero no podía, todavía no podía, todavía no estaba preparado para conocer la cruda y dura realidad de una enfermedad tan mala.

Hace unos días se termino de escribir el Libro de Gina, a sus Diez añitos el cielo se abrió y se alegro de recibir a un Ángel como tú, cariño, no pudimos conoceros y me hubiese gustado haberte dado un beso y las gracias, porque tu lucha ha echo que nuestro camino sean menos amargo y oscuro, con tus ojos nos has iluminado el camino de la esperanza.
Me gustaría poder decirte que no nos rendiremos que somos muchas familias las que seguimos y seguiremos los pasos de tu mama y tuyos y que algún día derrotemos a esta maldita enfermedad.
Se que quizás nosotros también nos quedemos en el camino, pero tendremos la satisfacción de haber luchado hasta el final, que el camino cada vez será mas corto y tendrá mas luz porque serán mas ojos como los tuyos los que lo iluminen.
A tu familia me gustaría poder abrazarlos y darles las gracias por ser nuestro referente y por guiarnos en la batallas.
Muchas Gracias Elisabet por ser tan Valiente.

Gina descansa ahora en Paz cariño.


(El ultimo regalo de Gina ha sido donar su cerebro para la investigación del Síndrome Rett)