Por la investigación del síndrome de RETT.

"Porque todas las princesas merecen un final feliz".


viernes, 29 de noviembre de 2013

Sombras y Luces

Han llegado los medicamentos ha casa, se esta empezando a ver un poco mas la enfermedad en su forma mas cruda, Martina parece que esta teniendo algunas crisis, anoche sobre las cuatro de la mañana se despertó llorando con la mirada vacía mirando a ninguna parte, parecía que se le iba la vida, no supe que hacer, la llamaba, la gritaba y la abrazaba hasta que de repente paro y me miro, seguía con su vaivén en el cuerpo, pero ya había vida otra vez en sus ojos, empezó a reír, con una risa sin sentido y yo empecé a llorar. Una de las peores parte de esta enfermedad es la impotencia que sientes, no puedes hacer o decir nada, no ves el motivo, el porque, no sabes si le duele algo, ella no te puede decirte o señalarte que le pasa, esta maldita enfermedad es cruel de verdad.
Pero como siempre llega la luz, amanece, nos hemos quedado dormidos abrazados y mama nos susurra que es hora de levantarse, hace ya muchos meses que no dormimos juntos, nos repartimos uno en cada cuarto, uno con cada hija, uno sin el otro pero como digo llega la luz y ahora mas que nunca siento todo el amor de mi mujer, Martina abre sus ojos, abre sus sentidos y nos regala una sonrisa picarona y una mirada, si pudieseis verla, veríais la forma más bonita que hay de que alguien te de los buenos días y ante eso no te puedes resistir y se olvidan las sombras de la noche y se llenan los pulmones de aire optimista que oxigena todo nuestro cuerpo y nuestra mente para afrontar un nuevo día al cual le intentaremos sacar todo el jugo.